2 Responses to “Las hegemonías del conocimiento privado y los criminales de la academia”


  1. 1 Marisa N. Fassi 26 octubre, 2012 en 17:42

    Gracias Lucero por traer un debate tan fundamental para quienes dedicamos nuestro tiempo a repensar el mundo en que vivimos produciendo desde la academia.
    La primer pregunta que me hago es: ¿derechos de autor?
    No nos confundamos, el derecho que se defiende a uñas y dientes a través de la criminalización es el derecho de la empresa editorial a lucrar con el trabajo de personas a las que raramente pagan algo a cambio.
    La alienación de los y las intelectuales de hoy no tiene precedentes. Una vez que se produce una idea -algo tan vivido, tan íntimo, tan personal y a la vez tan colectivo como una idea- queda apropiado por empresas que ‘en tu nombre’ buscan encarcelar y multar a personas que se interesan por tus palabras, que le inquietan los mismos problemas.
    La trampa se hace muy clara y cada vez más envolvente. Creo que el espacio de resistencia y de transformación lo tenemos que buscar en espacios locales; evitando que nuestras universidades exijan publicaciones en revistas de impacto para acceder a cargos de docencia, evitando reproducir la idea de que porque se publica en cierta revista o por cierta editorial es mejor. Incluso quienes ya tienen renombre tienen en sus manos un poder mayor para para evitar reglas del juego tan nefastas e injustas.
    La propiedad privada de las ideas es una ficción y reproduce profundas desigualdades. Como diría Silvio Rodrigues “yo soy como soy, y a casi todo el mundo le pedí prestado”

    • 2 Lucero Ibarra Rojas 26 octubre, 2012 en 18:49

      ¡Gracias Marisa por tu comentario!
      Yo creo que tienes toda la razón, me parece parte de pensarnos en la academia tiene que cruzar por pensar en las prácticas que legitimamos con nuestras acciones, y en las estructuras en las que jugamos sin cuestionar a veces lo que significan.
      En este sentido, y cada vez más, me parece fundamental participar activamente de la construcción de espacios que, con algo de suerte, respondan más a nuestra propia conciencia de autores, de lectores, de personas que pretendemos involucrarnos en procesos de aprendizaje continuo. Estas no son cosas respecto de las que podamos ser indiferentes, porque son de las pocas cosas que de hecho dependen en gran medida de lo mucho o poco que reflexionemos nuestro actuar cotidiano.
      El derecho de autor no existe y el derecho de copia es de las editoriales. No es posible que se siga criminalizando en nombre de los que, bajo esos parámetros, ¡somos construidos precisamente como los criminales!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Contáctanos

sjlatinoamerica@gmail.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 3.921 seguidores

Sígueme en Twitter


A %d blogueros les gusta esto: